Um el Faroud

Um el Faroud – El pecio durmiente

Soy bicho de mar, no me manejo en la montaña y en el interior necesito una charca cerca, donde mojarme de vez en cuando, los mejores años de mi vida pasada fueron junto al mar, en sus atardeceres, recuerdos que guardo en mi caja mágica que de vez en cuando saco y esparzo por mi mesa, entre motos, faros y palmeras, cuando nada preocupaba, antes de que me pusiera las esposas y decidiera dejar de ser lo que siempre fui, un alma libre.
Por suerte DiversionDivers, apareció en el momento adecuado, para devolverme a la senda de mi camino, vivir la libertad… ahora miro el pasado y lo comparto con placer, el que no olvidé por práctico y necesario.
Hace unos años decidimos realizar un viaje de buceo, Malta fue el destino, paraíso en medio del mediterráneo, llena de historia, rodeada de mar, donde las cuevas, lo pecios y el buceo aparece en cada una de sus esquinas. 7 días llenos de risas, buceo y turismo, bañados con imágenes inolvidables. El grupo lo formaban buceadores open water diver , avanzados , algunos con la especialidad de buceo profundo y buceo en pecios , por ello las planificaciones de la inmersiones obligaban a partir los grupos, máxima profundidad 18 metros para algunos, visita al pecio sin penetración otros y los afortunados penetración y visita al pecio.

Buceo en Malta

 

El Um el faroud es un petrolero de más de 100 metros de largo, que descansa en el fondo, ahora partido en dos, desde que un temporal lo obligo a separarse hace ya algunos años. Este barco era de bandera libia y suministraba a Italia el combustible necesario para que la vida moderna funcione. Hubo un accidente en el puerto de la Veletta una explosión trágica, por el costo de vidas,  lo condeno a su lugar actual, cerca de costa reposa y espera escondido en la oscuridad a que lo visiten, las autoridades actuaron con cordura, limpieza preparación y hundimiento en lugar adecuado para que el turismo de calidad (buceadores) acudiera a su encuentro. Arrecife artificial que cobija vida y sueños.

Recuerdo la navegación a 14 metros en el azul vacío a nuestro alrededor solo encontramos paz y la sensación de volar, de volar en la nada, cuando de repente apareció!! El silencio era absoluto solo la respiración y el burbujeo ascendiendo con mesura.

La popa del barco con la hélice reposaba en el fondo alzando el perfil hacia arriba, la sensación aun pone mi bello de punta, mi grupo en sistema de compañeros, con planificación de inmersión clara y ordenadores marcando tiempo de deco, profundidad y tiempo de inmersión, tras revisar el manómetro, presión adecuada señales entre compañeros y en orden iniciamos la penetración, el barco estaba señalizado con cabos guías, preparado evitando los espacios confinados y la luz marcaba con sencillez salidas de seguridad en todo momento, de dos en dos, visitamos sus bodegas, sala de máquinas, salas y por supuesto el camarote del capitán, en el momento adecuado, decidido en nuestra planificación previa salimos con facilidad de su interior y empezamos el ascenso, todos los grupos reunidos, recuerdo la última mirada que le eché, agradeciéndole permitir entrar por su alma de hierro y prometiéndole a él y a mí mismo que volvería en el futuro, a terminar lo empezado y a devolverle la sonrisa.

Alejandro Martínez Teatino
Instructor trainer DiversionDivers.

 



1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
De Alejandro Martinez Teatino Pecios