MANTENIMIENTO Y CUIDADO DEL EQUIPO DE BUCEO

Todos sabemos que una de las cosas que prima en el buceo es la seguridad y para dar un plus elevado de esta seguridad a nuestro buceo debemos tener un buen mantenimiento de nuestro equipo. De nada te vale tener el mejor equipo si no lo mantienes como es debido.

Todos deberíamos tener unos conocimientos básicos de cómo mantener y reparar partes del equipo, saber cómo funciona cada una de ellas… y no me refiero a para qué sirve, si no su funcionamiento interior y saber la función de cada componente del mismo. Tener esos conocimientos nos evitará que suframos muchos problemas innecesarios y nos ayudará a solucionar otros de inmediato. También nos ayudará a identificar posibles averías antes de que puedan llegar a producirse y así poder anticiparnos a sufrir un mal mayor.

Una de las partes más delicadas del equipo y para mí la más importante es el regulador. Este componente es el que mayor cuidado necesita. Esta parte del equipo debería pasar una revisión técnica cada 2 años o cada 60-70 inmersiones (cada fabricante define unos límites). Esta es la única manera de asegurarnos su perfecto funcionamiento. Esas revisiones tendrán que ser pasadas por un servicio técnico oficial, no nos podemos aventurar a intentar hacerlas nosotros sin los debidos conocimientos y cursos oficiales impartidos por cada marca.

Pero la mejor forma que tenemos nosotros de mantener el equipo en buenas condiciones, es con una buena limpieza de todos los componentes del mismo, puesto que lo que más deteriora el equipo es el agua salada. Después de cada inmersión debemos enjuagar bien todas las partes del equipo, el regulador es una de las piezas más delicadas por lo tanto hay que endulzarlo bien y por supuesto siempre con el tapón puesto para evitar por todos los medios que entre agua en la primera etapa. Una  vez que acabemos ese fin de semana tan fantástico de buceo y vayamos a guardar el equipo por una temporada, mi consejo es volver a limpiarlo todo en casa más a conciencia, para guardarlo lo más limpio posible y quitarle los pequeños restos de arena y sal que le pueda quedar.

Para guardarlo hay que tener ciertas precauciones:

  • Es muy importante comprobar que todo el material esté bien seco antes de guardarlo.
  • El regulador por su delicadeza es conveniente  transportarlo y guardarlo por separado para que no sufra ningún tipo de daño como latiguillos doblado, etc…
  • Algunas piezas metálicas como conectores, mosquetones, cuchillos, etc… deben ser engrasados con grasa de silicona, de esa forma evitaremos la posibilidad de que se oxiden y nos aseguramos que funcionen correctamente.
  • El jacket también debemos limpiarlo por dentro introduciendo agua por la tráquea ya que siempre le entra algo de agua en el mar y dejar que seque bien. Debe guardarse un poco hinchado para evitar que la vejiga se pegue y si es posible y “sabemos”, también es conveniente desmontar y limpiar las válvulas de purga o sobrepresión para retirar cualquier impureza que podamos encontrar.
  • Los trajes que tengan cuello, manguitos o tobillos de neopreno crudo por alguno de sus lados es aconsejable echarle talco para evitar que se pegue una parte del neopreno con otra, si tienen cremallera metálica, esta debe ser engrasada con parafina. También es muy importante que al colgarlos no formemos ningún tipo de arruga por donde en un futuro pueda rajar y si se cuelga de los hombros usar perchas especiales para trajes donde la parte del hombro sea bastante ancha, sino tenemos esas perchas una solución es colgarlo doblado por la cintura, o guardarlo plegado en algún tipo de caja de plástico.
  • Los aparatos que lleven algún tipo de batería como linternas, cámaras, etc… es aconsejable quitar dichas baterías para que la próxima vez que vayamos a utilizarlos no nos llevemos una sorpresita y nos encontremos las baterías o las conexiones con ningún tipo de corrosión.
  • Todos los componentes fabricados en goma, siliconas o plásticos flexibles como aletas o máscaras es importante guardarlos sin ningún tipo de doblez para que no se deformen.

Otra de las cosas que deteriora el equipo es el sol. Debemos evitar secar nuestro equipo al sol y mucho menos almacenarlo, ya que deteriora los componentes plásticos y se come el color de los componentes textiles.

No está de más llevar una pequeña caja de herramientas para pequeños ajustes o pequeñas reparaciones y algunos consumibles de repuesto como juntas tóricas, boquillas, grasa de silicona, incluso un tubo de pegamento para neopreno. Con esta pequeña caja de herramientas podrás solucionar problemillas muy comunes y que no te amarguen el día.

El conocer el funcionamiento del equipo, el tener un buen mantenimiento, el hacerle su limpieza en condiciones y el buen uso de este, nos evitará problemas, nos dará cierta comodidad y confianza y sobre todo nos dará ese plus de seguridad bastante elevado que necesitamos. Llevando el equipo en perfectas condiciones os aseguro que disfrutaréis muchísimo más de vuestros buceos.

PD: Igual que debemos mantener y cuidar nuestro equipo para disfrutar mejor del AZUL también debemos cuidarle a él.

Rober.



1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...