Seguridad en el buceo. En nuestra escuela

Seguridad en el buceo

He tenido bastantes conversaciones sobre este tema con números compañeros buceadores, escuché atento sus comentarios, desde los que hacen cursos de Open Water Diver donde sus alumnos salen como si fueran Divemaster, hasta los que insistían que la formación era lo de menos, una pérdida de tiempo, que lo que importa es bucear mucho y con mucha gente porque en la práctica es donde reside la esencia de buceo. Aprendí a respetar a todo el mundo cada cual vive su camino y carga su mochila.

Mi amigo y compañero Víctor resume perfectamente mi criterio, que es el suyo, por eso bucearía con él en cualquier sitio donde nos fuera posible por conocimiento, habilidad y experiencia. Todo tiene su momento, los pasos se dan con coherencia del principio al fin, sin acortar ni hacer extraños, como bien parece con seguridad, prevenir antes que curar, para todo en la vida. También en este, mi deporte, el buceo…

Alejandro Martínez Teatino
Instructor trainer

 

Lo primero que me gustaría decir, es que con este artículo no pretendo contraponer un modo correcto de proceder frente a uno incorrecto, una manera correcta de entender el buceo frente a una incorrecta. Simplemente trataré de ir exponiendo realidades que por su naturaleza inherente aportan más o menos seguridad al buceo, en un ejercicio de análisis puramente objetivo, con la esperanza de que pueda ayudar a quien lo necesite a identificar lo cerca o lejos que se posiciona como buceador frente al riesgo. Del mismo modo que fumar te acerca al riesgo de sufrir un cáncer de pulmón y no hacerlo te aleja, aunque ni lo uno ni lo otro te aseguren el 100% de un resultado u otro, sí te posiciona claramente frente al riesgo.

El medio acuático no es el medio natural del ser humano. Este simple hecho hace que debamos afrontar nuestras incursiones en el mundo submarino con gran respeto, precaución, preparación, planificación y siendo plenamente conscientes de todas las leyes naturales y todas aquellas circunstancias a las que nos exponemos en un medio que no es el nuestro por naturaleza, para poder disfrutar sanamente y de la forma más segura posible de la incomparable belleza del mundo sumergido.

Vayamos poniendo encima de la mesa elementos sobre seguridad en el buceo.

  • Salud y forma física
    • El proceso de absorción y eliminación de nitrógeno requiere que los sistemas circulatorio y respiratorio funcionen perfectamente. Cualquier afección o disminución en el rendimiento de estos sistemas disminuyen la seguridad. Por tanto, el tabaco, el alcohol, las drogas, el colesterol, el sobrepeso, resfriados, alergias, congestiones, medicamentos, son factores de riesgo muy importantes a tener en cuenta.
    • También tienen repercusiones negativas pocas horas de sueño, el cansancio, comidas copiosas, o ricas en grasas, de carnes rojas, realizar antes o después del buceo actividades que requieran esfuerzos físicos. Aumenta la seguridad si los días de buceo son días de relax, con actividades, estilo de vida y alimentación saludables.
  • Formación teórica y práctica
    • Afrontar una inmersión con la formación teórica y las habilidades prácticas adecuadas a las exigencias de la misma, así como no superar los límites de tu titulación, maximizan tu seguridad. Por lo que mi recomendación es que nunca formes parte de una inmersión si no conoces de antemano todos los detalles que te permitan evaluar si es adecuada o no para ti, o abortarla si una vez iniciada no te encuentras a gusto. No dejarse llevar ni presionar por nadie, no tener vergüenza a decir que no, no compararse con nadie, te llevará a tomar siempre las decisiones correctas.
    •  Dominar la flotabilidad, tener un buen trimado horizontal para ofrecer la máxima resistencia al agua, dominar diversos tipos de aleteo para no sobrecargar la musculatura, son factores esenciales de prevención.
    •  Poseer formación sobre gestión y resolución del estrés es esencial para solventar con seguridad situaciones de estrés bajo el agua.
  • Equipo de buceo
    • Bucear con un equipo propio, que conoces bien, con el que te sientes cómodo, del que conoces perfectamente su estado y su idoneidad o no para la inmersión, siempre te aportará más seguridad que un equipo que no es el tuyo y que no conoces.
    • Todo elemento de buceo que lleves duplicado, redoblará tu seguridad. Dos primeras etapas, dos máscaras, dos linternas, dos ordenadores, multiplican tu seguridad enormemente.
    • Que tu equipo esté configurado de manera que quede lo más recogido y limpio posible, sin latiguillos ni elementos que sobresaltan o cuelguen, reducen al mínimo las posibilidades de enganchones.
    • Es muy importante llegar cómoda y fácilmente a cualquier parte de tu equipo para realizar las acciones que sean necesarias en cada circunstancia.
    • Una segunda etapa de backup u octopus del mismo nivel que la principal y no inferior, te aporta igualdad de condiciones y previenes sorpresas no deseadas.
    • Contar con una boya deco y estar plenamente familiarizado con su lanzamiento es imprescindible en caso de tener que realizar un ascenso de emergencia con seguridad.
    • Hacer un chequeo de seguridad de tu equipo y con tu compañero en el centro de buceo al montarlo, en el barco antes de entrar al agua, una vez en el agua y una última en los primeros metros de inmersión, te aseguran no iniciar la inmersión con un imprevisto.
  • Sistema de compañeros
    • Es imprescindible para una buena seguridad entre compañeros que ambos estéis siempre a la misma profundidad, a la distancia de un brazo por si fuera necesario intervenir de alguna manera en el compañero, con una frecuente comunicación visual y de señales cuando sea necesario.
    • Es importante conocer el nivel del compañero y que el de mayor nivel siempre vele por el de menor nivel.
    • Conocer perfectamente el equipo de tu compañero, qué lleva, dónde lo lleva y cómo funciona, aumenta tu capacidad de reacción ante imprevistos.
    • Un buen buceador siempre será solidario con el compañero, comprometido con el grupo, respetuoso y humilde con el mar.

Para terminar, os dejo la siguiente fórmula: SEGURIDAD EN EL BUCEO = PREVENCIÓN.

 

Víctor Díaz del Río González
Instructor de buceo



1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…